Fugas y ostomía

Gloria Jiménez

Gloria Jiménez

Tener una ostomía a veces puede provocar problemas. Uno de los mayores temores de las personas que portan una bolsa de ostomía, son las fugas. El miedo a que la bolsa se despegue es muy frecuente, sin embargo, con ayuda y experiencia, es posible controlar esta situación.

Las fugas ocurren y ocurren en el punto de menor resistencia. Nadie quiere un estoma con fugas pero a veces se producen. Mantener una actitud positiva es muy importante pero al margen del positivismo, estas situaciones pueden afectar a la calidad de vida de la persona y dificultar su día a día. Con algunos consejos sencillos, un poco de preparación y cuidado, se pueden controlar de una manera efectiva.

  1. Ropa adecuada; se recomienda usar ropa adaptada a la ostomía para evitar la fricción de la ropa con la bolsa (como vestir con una ostomía). Puedes usar las bandas de ostomía o los cinturones de ostomía de SIIL Ostomy Line para conseguir una seguridad extra en tu día a día.

  2. No manipular con los dedos la parte adhesiva del disco, utiliza un dispositivo para manipular el disco.

  3. Evitar cualquier producto como cremas o similares en la zona alrededor del estoma que dificulte la adherencia del disco.

  1. Consulte con el especialista en enfermería si el dispositivo que usas es el adecuado para ti. Existen muchos modelos no tengas miedo a probar o cambiar.

Slim Body de Ostomía

46,99€

  1. Algunos estomas se retraen en la piel(tipos de estoma)por lo que son más propensos a tener fugas al colocar el dispositivo. Un placa en forma convexa agrega un extra de protección.

  2. También hay sellos, polvos, adhesivos y toallitas moldeables así como potenciadores del adhesivo que ayuda a contener las fugas y se puede adaptar mejor a tus necesidades, no dudes en informarte.

Banda Basic Ostomía

38,99€

7. Drena o cambia la bolsa regularmente. Aprovecha las oportunidades que tienes para vaciar o cambiar las bolsas cuando sea posible.

8. Cambia el dispositivo completo como máximo al tercer día, ya que los productos pierden efectividad (cuidado del estoma).

9. Vacía una bolsa drenable (de 2 piezas) cuando este 1/3 llena. Siempre es mejor drenar cuando tengas oportunidad.

10. Lleva siempre contigo una pequeña bolsa de aseo, como la de SIIL Ostomy Line, con lo imprescindible para hacer un cambio completo: bolsa de reemplazo, placa (cortada), toallita de barrera y aquello consideres esencial para el cambio.

Si estas en un apuro y tu bolsa de ostomía tiene una fuga, averigua exactamente de donde proviene y averigua si es posible obstruirla. Las fugas mas comunes provienen por debajo de la barrera porque el adhesivo se suelta o las heces se filtran. Introducir una servilleta en ese punto puede darte suficiente tiempo extra para ir al baño y minimizar las fugas.

En ocasiones, la bolsa de ostomía se te puede despegar mientras duermes, dando lugar a una situación muy incómoda. Para evitarlo, trata de vaciarla, drenarla o incluso cambiarla, antes de ir a dormir. Vuelve a cambiarla al levantarte por la mañana.

Aunque de inicio este tipo de situaciones puede ser muy irritantes, la experiencia te ayudará solventarlas mejor. Un consejo muy útil es mantener la calma cuando tengas una fuga. De esta forma, el cambio de dispositivo lo harás de forma más adecuada.

Comparte este post:

Accede a tu cuenta: