Preguntas frecuentes sobre Ostomía

Gloria Jiménez

Gloria Jiménez

Es frecuente que el estoma cambie de aspecto a lo largo de las primeras semanas posteriores a la intervención. Cambia el diámetro e incluso la forma. Pasado este tiempo, la mayoría de los estomas adquieren un aspecto definitivo, pudiendo variar en función de la evolución de la mucosa. Algunos estomas tienden a cerrarse. Si esto ocurre, consulta con el personal sanitario especialista aunque es posible que ya te hayan enseñado como impedir que ocurra mediante un masaje con el dedo, practicado de forma regular.

Es muy importante que se adapte el diámetro de la placa de ostomía al estoma para evitar complicaciones en la piel.

El estoma NO duele. La mucosa que lo forma no tiene terminaciones nerviosas y por ese motivo el estoma es insensible a la presión, al roce y al dolor. Podrás tocar el estoma y no notarás nada. No tengas miedo: lávalo, sécalo y tócalo con confianza. El estoma no es una herida.

Si te duele la zona del estoma, es probable que el dolor provenga de la piel que hay a su alrededor. En

ese caso, es conveniente que consultes a su especialista.

Tantas veces como quieres o sea necesario, en función al tipo de ostomía que lleves. Iras adaptando el cambio o vaciado de bolsa a tu rutina habitual. La mayoría de las personas lo hacen 4-5 veces al día para que la bolsa no sea muy voluminosa en el abdomen y se note mucho. Los cambios y vaciados dependen de la alimentación. Las colostomías por lo general suelen vaciarse menos y las urostomías se vacían cada 2 a 4 horas.

El mejor momento es aquel en el cual la ostomía se encuentra menos productiva, es decir en el que haya menos salida de heces de su estoma. Lo mejor es temprano por la mañana antes de que se coma o beba algo (o por lo menos 1 hora después de una comida ), pero depende de cada uno identificar el momento que sea mas adecuado. Es posible que necesites cambiar tu bolsa más a menudo si, has estado sudando más de lo normal a causas de un clima cálido o el ejercicio.

Por otro lado se aconseja cambiar el dispositivo como máximo cada 3 días ya que a partir del tercer día los materiales pierden efectividad por lo que se pueden producir inconvenientes como las fugas, olores etc.

Los adhesivos de los dispositivos para el cuidado de la ostomías están diseñados para que se adhieran a la piel y se mantengan bien pegados. Si detectas que empieza a despegarse por alguno de los bordes, es mejor que realices el cambio completo de dispositivo, así evitarás fugas de heces. Si tienes despegues continuos y frecuentes puede ser debido a varios motivos por los que no pegue bien, que tengas la piel húmeda, que el dispositivo no sea el correcto para ti. En dicho caso consulta con tu estomaterapeuta.

Se recomienda el uso de ropa interior adaptada para personas con ostomía. En SIIL Ostomy line disponemos de prendas confeccionadas con tejidos antibacterianos y absorbentes que ayudarán si tienes una fuga.

No debes tener ninguna dificultad para bañarte en el mar o en la piscina. Los dispositivos de ostomía quedan bien adheridos a la piel y el agua no va a despegarlas. Las barreras a prueba de agua funcionan muy bien y existen otro productos que pueden hacer que tu ostomía sea mas resistente al agua. 

Utiliza prendas adaptadas, como bañadores de ostomía o cinturones de ostomía especialmente diseñados para sumergirse en el agua con total seguridad.

Puedes disfrutar de tu baño manteniendo la bolsa de ostomía puesta y tapando el filtro con la pegatina que viene en la caja, para evitar posibles pérdidas e impedir al mismo tiempo que el filtro pierda su función al mojarse.

Dependiendo de lo activo que sea tu estoma, puede resultar más cómodo ducharse con el dispositivo puesto o no.

Cuando las heces son líquidas, es mejor mantener la bolsa puesta. Ducharse sin la bolsa de ostomía resultará muy beneficioso para tu piel pero ten en cuenta que no conviene aplicar el chorro del agua a presión sobre tu estoma y que el agua demasiado caliente puede dañarlo. Utiliza en todo caso, jabón con PH neutro.

Las personas con ileostomía no pueden controlar sus movimientos intestinales, de la misma manera que las personas con urostomía no pueden controlar el flujo de su orina.

Muchas personas con colostomía tampoco tienen control sobre sus movimientos intestinales, pero si una persona tiene una colostomía descendiente, puede ser candidata para irrigación. Esto ayuda a las personas con colostomía a tener mayor continencia y poder tener cierto control cuando eliminan los desechos.

Después de que te realicen una ostomía, es posible que sientas impulsos de defecar por vía natural/ano. Es normal que ocurra. No debes asustarte. Sentarse en el inodoro y simular defecación puede aliviarte. Si la intervención no conlleva extirpación de recto/ano puede que expulse mucosidad a través del mismo.

Aunque parezca una sensación molesta, no debe alarmarse. Con el tiempo desaparecerá.

Las bolsas de ostomía, llevan un filtro de carbón activo que minimizan el olor y por el que se expulsan los gases. Salvo que se estén filtrando heces por debajo de la placa, no debe de haber olores.

Sin embargo, si tienes problema con los olores, existen desodorantes que pueden colocarse en la bolsa como gotas, tabletas de carbón o gel lubricante. Existen también desodorantes que se pueden tomar de forma oral para disminuir los olores de las heces. Antes de usarlo, conviene consultar con tu médico o estomaterapeuta.

Para liberar gases, existen filtros que se pueden comprar por separado y conectarse a la bolsa, o bien, se puede aplicar una pequeña ventilación plástica en la bolsa que permitirá liberar los gases sin abrir la bolsa de ostomía.

 

A algunas personas les es útil vaciar la bolsa antes de irse a dormir. Esto se hace porque es posible que durante la noche se acumulen gases y llenen la bolsa.

El cuidado de la dieta también evitará olores y gases.

Se puede llegar a pensar que bebiendo menos se consigue espesar las heces o que el nivel de residuos sea menor. Esto es un grave error. Se aconseja beber en pequeños sorbos pero hay que mantenerse hidratado siempre.

Es muy importante beber agua y otros líquidos ya que el riesgo de deshidratación y demás inconvenientes graves es alto.

Beber alcohol no está contraindicado en una persona con ostomía, sin embargo, ningún médico o estomaterapeuta te lo recomendará. Eso no quiere decir que en algún momento te pueda apetecer tomar una cerveza o un vino o disfrutar de un mojito si te encuentras de viaje.

Si lo haces, hazlo con moderación y ten en cuenta que el problema no es el alcohol en si, sino la deshidratación que puedes sufrir, especialmente en lugares con clima cálido. Debes de mantenerte hidratado, ingieras o no alcohol. Toma bebidas isotónicas o sueros orales que te ayuden a rehidratar el organismo.

Las mujeres en edad fértil pueden plantearse perfectamente la posibilidad de quedarse embarazada

aunque se recomienda una pausa de dos años tras la intervención quirúrgica.

 

Se pueden producir modificaciones en el estoma que una vez finalizado el embarazo puede resolverse.

La recuperación del parto no tiene que diferenciarse al de una mujer no ostomizada.

Es importante saber como puede afectar una ostomía a la absorción de algunos medicamentos. Aunque por lo general no existen grandes inconvenientes, puede ocurrir que la ostomía modifique la velocidad de absorción de un fármaco por lo que la persona ostomizada debe informar siempre de su condición cualquier profesional que le recete un medicamento.

Algunos fármacos pueden producir diarrea, estreñimiento y cambios en el color y olor de las heces y la orina de cualquier persona, aunque para un ostomizado estas circunstancias se hace más evidente y preocupante. No debes de tomar ningún medicamento sin estar informado de sus efectos secundarios.

Puedes estar en la playa o en la piscina pero hay que evitar exponer el estoma al sol o a temperaturas elevadas ya que este no posee pigmentos protectores y el riesgo de sufrir una quemadura es elevado.

Es importante beber abundantes líquidos para evitar deshidratarse y comer de forma ligera.

Nada te impide disfrutar de la playa o la piscina con tu bolsa de ostomía.

Los dispositivos están preparados para adherirse a la piel y no despegarse durante el momento del baño. Puedes usar tus bolsas usuales u otras más pequeñas y discretas que existen en el mercado. Tapa el filtro para evitar que pierdan su función.

Se puede usar un obturador, una especie de tapón, que al entrar en contacto con la mucosa del intestino , evita los escapes y da cierta independencia durante unas horas. No todos los portadores de estoma pueden usar este tipo de dispositivo. Asegúrate consultando con tu estomaterapeuta.

En cuanto a prendas para baño, para mujeres es ideal el uso de bañadores de ostomía, adaptados, con estampados u oscuros, con volantes, frunces, que siempre ayudarán a camuflar la bolsa de ostomía. En SIIL tenemos una colección de baño premium para la mujer ostomizada.

Para hombre, recomendamos el uso de cinturones o bandas de ostomía. En SIIL disponemos de un cinturón de ostomía apto para mujeres y hombres.

Tu eliges tu prenda ideal para disfrutar del agua!

El estoma tiene muchos vasos sanguíneos, por tanto, es normal que sangre con el tanto o en caso de irrigación. Es normal encontrar algo de sangre en el momento del cuidado e higiene del estoma. Normalmente, dicho sangrado parará en unos minutos.

El uso de anticoagulante o aspirina puede producir sangrado con más facilidad y por más tiempo.

Si tras cinco o diez minutos tu estoma sigue sangrando, aplica presión sobre la zona con una toallita y llame a su médico o estomaterapeuta.

Si nota sangre en las heces o sangre proveniente del interior del estoma, acuda al médico de inmediato.

A priori, tener una colostomía, ileostomía o urostomía no tienen porque ser ningún impedimento para volver a la actividad laboral, sin embargo, habrá que individualizar en cada paciente.

Tras la cirugía, necesitarás tiempo para recuperarte y curarte. Considera volver al trabajo una vez te sientas bien. Podrías volver a tu trabajo de forma gradual o proponer a tu empresa una reducción de tu horario de trabajo.

Si te preocupa el cuidado de tu ostomía en tu lugar de trabajo, consulta con tu médico o estomaterapeuta sobre ello.

Si tu trabajo requiere trabajo manual, o esfuerzo físico como levantamiento de peso, te pueden recomendar el uso de un protector de estoma o una faja o cinturón de ostomía para protegerlo. Además, se recomienda usar ropa interior adaptada para asegurar tu confort durante la jornada de trabajo. En SIIL Ostomy line encontrarás braguitas de ostomía, bandas de ostomía, cinturones de ostomía y protectores de estoma.

Comparte este post:

Ostomy Products | SIIL Ostomy

Accede a tu cuenta: